Enchufes de los electrodomesticos

Los enchufes de los electrodomesticos suelen dañarse constantemente por el tiempo prolongado de uso, por una falla en el circuito eléctrico del domicilio o por un mal uso de las personas. El detalle es que este puede ser un problema serio para tu economía sepas o no como repararlos.

Por ejemplo: si se nos ha dañado un enchufe de un electrodomestico y no sabemos repararlo, lo más probable es que contratemos a un técnico electricista para que solucione el problema con el enchufe de clavija, esto ocasiona un gasto extra de dinero.

Otro caso es que en el momento en que se dañe el enchufe macho, optemos por repararlo nosotros mismos, aunque el costo está muy por debajo que contratar a un especialista, sigue siendo un gasto, pues para poder adquirir las clavijas debemos comprarlas en una ferretería. Y si la falla se presenta con frecuencia esto sugiere un gasto un poco elevado al año.

Un punto que debes tener en cuenta es que si cada vez que conectas un electrodomestico a una toma eléctrica, el enchufe se daña, entonces es que hay un problema eléctrico con la toma y tendréis que contratar a un electricista para que lo revise y solucione el problema del circuito eléctrico de la casa.

Sin embargo, la mayoría de las veces los enchufes de los electrodomésticos se dañan es por el tiempo de uso o por un mal uso de las personas sea cual sea el caso, en este artículo te indicaremos cómo reparar un enchufe macho para que optimices gastos y os daremos unos consejos para prolongar la vida de los mismos.

Reparación de los enchufes de los electrodomésticos

Realmente reparar los enchufes de los electrodomésticos es algo muy sencillo y puedes hacerlo tu mismo, lo único que debes tener son los materiales y herramientas adecuados, un poco de habilidad, sentido común y paciencia. Sigue nuestras instrucciones y desarrolla tus habilidades como manitas del hogar.

Lo primero que debes hacer es comprar una clavija en la ferretería, en el mercado las puedes conseguir desde las más económicas (20 euros) hasta la más costosa (150 euros), lo importante es que sea de buena calidad. Antes de realizar la reparación del enchufe debes conocer que los cables están regido por un código internacional de colores.

Los colores son los siguientes: el cable de fase puede venir en tres colores diferentes que son el negro, marrón o gris, el cable neutro siempre será de color azul y por último el cable de tierra lo puedes reconocer por su color amarillo, verde o cualquier otro color.

Sabiendo esto, es hora de coger un destornillador y quitar los tornillos de la clavija que se va a reemplazar, luego se desconectan los cables, se revisa a ver si estos se quemaron, en caso de ser así tendréis que cortarlo o sustituirlo si es que se quemó completo. Lo más probables es que solo se haya dañado en las puntas, solo debéis cortar los cables solo un poco.

Luego retira unos 4 o 5 mm de funda protectora en cada uno de los cables. En el momento de instalarlos en la nueva clavija, es indiferente donde se coloquen los cables de fase y neutro, pero ojo que el de tierra lo debéis colocar en conector o pata del medio.

Luego atornilla los cables y por ultimo instala la carcasa protectora de la clavija, prueba el enchufe y listo ya debería de funcionar, así de sencilla es la reparación de enchufes de los electrodomésticos.

¿Cómo prevenir que los enchufes de los electrodomésticos se deterioren?

Los enchufes de los electrodomésticos pueden dañarse por subidas de tensiones, cortocircuitos o por el tiempo de uso, sin embargo la mayoría de las veces estos se dañan por el mal uso que se les da, por eso daremos a continuación unos consejos para que el rendimiento de estos dispositivos se prolongue en el tiempo:

  • Si a un aparato no se le va a dar un uso continuo, lo mejor es desconectarlo, así evitaras que su enchufe sea estropeado por un corto repentino de corriente, además ahorrarás en la factura del servicio eléctrico porque no estaréis consumiendo energía “fantasma”.
  • En el momento de desconectar un aparato, hazlo agarrando la clavija y no tirando del cable ya que si lo hacéis de la segunda forma tarde o temprano terminarás dañando la clavija.
  • Usa regletas en vez de ladrones eléctricos, las regletas cuentan con interruptores propios que pueden regular la tensión que circula por ellas, a cambio los ladrones pueden causar subidas de tensiones y causar que los enchufes se quemen. Pero ojo que no debéis abusar de las regletas, pues cada toma de corriente está diseñada para soportar una potencia por lo que si se supera su capacidad estaréis produciendo una sobrecarga.
  • Aleja los enchufes de los electrodomésticos de las fuentes de calor, ya que si estos se encuentra cerca de radiadores o estufas, lo más probable es que el plástico de la clavija se derrita y termine dañando al enchufe u ocasiones problemas más graves como un incendio.
  • Evita que los cables de los aparatos queden tensos, pues con el tiempo, esto ocasiona que tanto la toma de corriente como la clavija se deteriore, pero tampoco debéis dejar los cables muy flojos, pues alguien podría pasar y llevárselos sin darse cuenta ocasionando daños mayores como la ruptura de los aparatos por la caída.